Entre Riberos de la Cueza y Villamura se levantó en su día un lugar, ya despoblado, denominado Villovildo que parece tuvo gran importancia y estuvo muy poblado pues disponía de dos iglesias, una dedicada a San Esteban y la otra a San Lorenzo, pueblo que perteneció a la Orden de San Juan.

En Riberos, Cervatos, Calzadilla etc. poseía la cofradía del Hospital Blanco, sito en el caserío de Pozonova, varias propiedades que habían sido donadas por diversos bienhechores para asistir a los peregrinos que acudían a Compostela.

Disponía Riberos de la Cueza a mediados del siglo XIX de 228 habitantes, en 1900 de 307, en 1930 de 313, en 1960 de 289 y de 86 en 2005.